Queratocono


¿Qué es el queratocono?

El queratocono (significa cornea con forma de cono) es una enfermedad progresiva que afecta la cornea. La córnea es el vidrio de reloj ubicado en la parte más anterior del ojo, como se aprecia en la figura 1.

Esta es una enfermedad degenerativa, que muchas veces afecta a personas de una misma línea familiar. La padecen 1 de cada 1800 personas.
En el queratocono la córnea se deforma progresivamente debido a su debilidad estructural impidiendo que este tejido cumpla su función óptica y refractiva. La deformación corneal produce un astigmatismo irregular muy difícil de corregir con anteojos, que ocasiona grandes trastornos visuales, en cantidad y en calidad.

esquema_camara_ojo

Figura 1. Esquema del globo ocular comparado con una maquina de fotos.

Hasta hace no demasiado el tratamiento del queratocono se basaba solamente en la adaptación de los lentes de contacto, cuya rigidez permitía corregir la deformación de la córnea, de manera más o menos efectiva. En cambio, cuando la enfermedad avanzaba hacia fases más terminales, se indicaba el reemplazo de la córnea enferma por otra sana, a través de un trasplante de córnea completo.

Con el paso de los años, la adaptación de lentes de contacto se ha modernizado extremadamente. Hoy en día existen materiales infinitamente más nobles que los de hace años (tanto rígidos como algunos blandos) y con gran variedad de formatos que permiten una tolerancia muy óptima y resultados visuales muy satisfactorios.

Afortunadamente, en la actualidad, podemos hablar además de otras alternativas terapéuticas “intermedias”. Alternativas Intermedias entre la adaptación a los lentes de contacto en un extremo y el trasplante de córnea en el otro.

Una de esas opciones es el crosslinking, procedimiento que permite inducir un aumento de la resistencia de la pared de la córnea mediante la aplicación combinada de Vitamina B e irradiación UV. Esta herramienta de tratamiento no es curativa – únicamente lo es el trasplante – pero podría controlar y desacelerar la evolución de la enfermedad. Claro está, el control de la evolución en enfermedades degenerativas es un punto altamente ventajoso. El crosslinking puede ser combinado con otras modalidades de tratamiento.

queratocono

Figura 2. Paciente que padece queratocono en el que se realizó crosslinking.

Otra opción terapéutica es la colocación de anillos intraestromales. Estos anillos o segmentos, fabricados con acrílico, se colocan en el medio del tejido de la córnea y permiten mejorar la asimetría corneal que padecen los pacientes con queratocono. El objetivo es más ortopédico que refractivo. Mejora la tolerancia a los lentes de contacto, la cual está generalmente disminuída con el avance de la enfermedad.

queratocono_anillos

Figura 3. Anillos intraestromales colocados en la córnea de un paciente que padece de queratocono.

Cuando el queratocono se acompaña de miopía elevada y no presenta cambios evolutivos se puede colocar un lente intraocular para corregir la miopía, llamado lente fáquico (como los que utilizan en pacientes que no padecen queratocono).
El lente fáquico puede combinarse – o no – con otros procedimientos, por ejemplo la colocación de anillos intraestromales para corregir el astigmatismo irregular que presentan los pacientes con queratocono.

Otra alternativa terapéutica es el trasplante de cornea parcial. Esta conducta de tratamiento no es nueva, pero ha alcanzado mayor relevancia en los últimos tiempos ya que en el queratocono están afectadas las capas más anteriores de la cornea. Y precisamente son las capas más anteriores las que se reemplazan en un trasplante laminar o parcial de la córnea. ¿Qué ventaja tiene este tipo de trasplante parcial con respecto a uno total? La más importante en cualquier trasplante: el parcial presenta una incidencia de rechazo del nuevo órgano mucho menor.

queratocono_transplante_parcial

Figura 4. Trasplante parcial de la córnea en un paciente con queratocono.

En los últimos tiempos se ha alcanzado un nuevo logro, que consiste en la monitorización de la profundidad del trasplante parcial de la córnea y la colocación de los anillos intraestromales sin cuchillas, es decir, mediante un corte de láser asistido por computadora. Este láser se denomina femtosegundo (denominación que alude a la velocidad que trabaja).

Para concluir, hoy en día, contamos con variadas modalidades terapéuticas para tratar el queratocono. De acuerdo a la indicación cuidadosa que realice el oftalmólogo, los resultados son muy promisorios, con gran recuperación visual y, lo más importante, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Esta cirugía permite obtener un resultado estructural -porque “normaliza” la curvatura de la córnea- y un resultado refractivo en segundo término -porque mejora muchas veces la agudeza visual sin anteojos y mejora también la agudeza visual con lente de contacto-.
Existen, según algunos autores, evidencias que muestran una menor progresión de la enfermedad luego de colocar los anillos.