Misceláneas


Hay patologías poco frecuentes pero de mucha gravedad para la visión y eventualmente para la vida del niño.

Cataratas

Es la opacidad del cristalino. Puede ser congénita o adquirida durante toda la infancia (traumática, asociado a problemas metabólicos, asociada a medicamentos).
La detección precoz en un bebé es fundamental para realizar la cirugía temprana para así lograr una buena visión en el futuro.

Glaucoma
Puede presentarse en forma congénita con agrandamiento del globo ocular, fotofobia, lagrimeo y córnea turbia. Debe operarse siempre a la brevedad.
Hay glaucomas de aparición tardía y su manejo es similar al del adulto.

Retinoblastoma
Es el tumor intraocular maligno más frecuente en el niño. Se presenta con un reflejo pupilar blanco (leucocoria), que puede estar asociada a estrabismo durante los primeros años de la vida.
Su detección precoz permite no sólo salvar la vida sino también preservar la visión del ojo afectado.

Autora: Dra. Marta Zelter