Infecciones Relacionadas con el Uso de Lentes de Contacto


Factores que contribuyen a la infección

Si bien los lentes de contacto son usados por millones de personas cada día en forma segura, estos conllevan un riesgo de infección a los ojos. Los factores que contribuyen a la infección pueden incluir:

  • Uso de los lentes por largos períodos de tiempo
  • Disminución del reciclaje de lágrimas bajo el lente
  • Factores ambientales
  • Mala higiene
  • La mejor manera de prevenir infecciones de los ojos es seguir las indicaciones prescritas por el profesional que cuida de sus ojos. Particularmente, incluya el paso de frotar y enjuagar sus lentes durante el proceso de limpieza, minimice el contacto con el agua mientras usa los lentes, y reemplace el estuche con frecuencia. Todo esto puede ayudar a reducir el riesgo de infección.

Queratitis

La infección más común relacionada con el uso de lentes de contacto es la queratitis, una infección de la córnea (la capa curva transparente que cubre el iris de sus ojos y la pupila). La queratitis puede tener múltiples causas que incluyen herpes, bacterias, hongos y microbios. No se transmite de persona a persona. En el caso de la queratitis fúngica, esta es más común en climas cálidos.

Brotes recientes de queratitis por lentes de contacto incluyen la queratitis por Fusarium, una forma de infección fúngica, y la queratitis por Acanthamoeba. Los factores de riesgo para desarrollar una queratitis fúngica incluyen trauma (usualmente cuando material vegetal entra en el ojo), enfermedad crónica o recurrente en la superficie del ojo, un sistema inmune deficiente, y raramente el uso de lentes de contacto.

Síntomas de Queratitis

Los síntomas de una queratitis pueden incluir:

  • Visión borrosa
  • Enrojecimiento inusual del ojo
  • Dolor en el ojo
  • Lagrimeo
  • Lagrimeo excesivo o supuración del ojo
  • Incremento en la sensibilidad a la luz
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo

Diagnóstico y Tratamiento

En algunos casos la queratitis puede ocasionar pérdida seria de la visión o inclusive ceguera. Por esto es importante que usted vea a un oftalmólogo tan pronto sienta los síntomas mencionados anteriormente. Un diagnóstico puede estar basado en:

  • Los síntomas
  • Los resultados de una muestra tomada del ojo

La queratitis fúngica es tratada mediante el uso de un ungüento o medicamento oral anti hongos. Los pacientes que no responden al tratamiento pueden requerir cirugía, incluyendo un posible transplante de córnea.

La queratitis por Acanthamoeba puede ser más difícil de tratar, ya que la infección puede extenderse hacia otras partes del cuerpo. Un diagnóstico a tiempo es esencial. Si se determina que usted tiene este tipo de queratitis su oftalmólogo le dirá cuáles son sus opciones.

Si usted usa lentes de contacto, el manejo seguro, almacenamiento y limpieza de ellos son claves para reducir los riesgos de una infección de queratitis.