Estrabismo


Hay diversos tipos de estrabismo:

  • Convergente (esotropia)
  • Divergente (exotropía)
  • A veces existen desviaciones verticales asociadas.

El estrabismo puede afectar a un solo ojo o ser alternante.
Además puede ser por desequilibrio en las fuerzas musculares o de origen paralítico.
El estrabismo se presenta habitualmente los primeros años de la vida.
En los bebés es común el seudoestrabismo, que es un motivo muy común de consulta y se produce porque el puente de la nariz es ancho (epicanto) y los ojos impresionan como un estrabismo convergente.
Es fundamental el examen minucioso de la refracción y el fondo de ojo.
Hay estrabismos asociados a vicios de refracción (estrabismo acomodativo asociado a hipermetropía), estrabismos secundarios a mala visión del ojo afectado (exotropía por anisometropía, exotropía asociada a patología retinal).
El estrabismo puede ser un reflejo de algún problema grave ocular (tumor intraocular) o sistémico (tumor cerebral). Por eso, insistimos en la necesidad de un examen oftalmológico completo y a veces es necesaria la realización de imágenes del ojo y el sistema nerviosos central.


Autora: Dra. Marta Zelter