Consejos


Durante su año de internado rotatorio usted debe haber aprendido algunas de las reglas de ser ya un médico y un residente. Aquí hay algunas perlas adicionales para ayudarlo a empezar con el pie derecho.

Primero tome su propio pulso

Aquellos que han trabajado en una ambulancia seguro han oído esto antes, pero ésta frase funcionará igual aquí. Usted estará ansioso como residente novato y siempre estará estresado por algo. Cuando se presente una situación o un paciente difícil, la mejor cosa para empezar es con un gran suspiro y un par de segundos para ponerse en orden usted primero. Recuerde que si alguna vez sobrevivió a una reanimación o emergencia durante el internado, también hará bien esto.

Sea Paciente

La oftalmología es una especialidad única. No solo porque la mayoría de nosotros pasará el resto de su vida trabajando en los 4 centímetros cúbicos que tiene la órbita (ya aprenderá estas medidas cuando lea anatomía…) sino también porque todos somos muy dependientes de nuestros “juguetes”. Estos “juguetes” serán difíciles de manejar al principio así que no se desaliente. Requiere mucha paciencia y muchos meses de práctica para empezar a estar cómodo usando el oftalmoscopio directo, la lámpara de hendidura, las lupas y el Oftalmoscopio Indirecto de Schepens. La práctica hace a la perfección así que cuando tenga la chance de utilizar un instrumento, hágalo. En otras palabras, habrá ocasiones en las que usted querrá saltearse de realizar un fondo de ojos o una gonioscopía. No lo haga, aproveche cada oportunidad. Lo mismo cuenta para su habilidad quirúrgica. El mundo debajo del microscopio quirúrgico puede resultar frustrante si usted no practica mucho para adquirir las distancias, profundidades y manualidades necesarias.

Siempre listo

Si usted fuese un Boy Scout conocería bien esta frase. Usaremos ésta consigna para describir lo que debe llevar encima. Nadie le proveerá éstos materiales así que póngase en campaña durante los primeros días para conseguirlos.

  • Ciclopentolato: siempre habrá un ojo que emparchar y el ciclopentolato alivia un poco el dolor durante la noche de parche. Ya lo aprenderá más adelante.
  • Antibiótico en ungüento: lo mismo que lo anterior. Ya aprenderá qué antibiótico.
  • Lupa de 78 o 90 D: más fácil que salir a buscar una lupa ante cada fondo de ojos es tener la suya propia en el bolsillo. Son caras así que no se desespere. Ya habrá tiempo de conseguir una.
  • Bolsa de muestras: los visitadores lo inundarán de muestras. No se deje tentar con la idea de poner una farmacia en su casa. A veces los tratamientos son largos y la medicación es cara. Los pacientes le agradecerán la gentileza al obsequiarles una muestra (¡ Ojo, algunos no agradecen o incluso lo exigen!, igual usted estará contento de haber ayudado).

Ayude a sus colegas residentes

También a los especialistas. Le prometo que llegará el momento cuando usted necesite de una mano amiga que lo ayude. Ya sea durante la guardia, consultorio o para mover la heladera de su casa. Aunque ya no tenga actividad no se retire antes de que el trabajo termine. Si usted ya terminó de ver a sus pacientes, empiece a ayudar a sus compañeros y colegas. Salude a todos antes de retirarse. Seguramente será capaz de hacer esto y mucho más. Le aseguro que todo el mundo se lo reconocerá de alguna manera u otra.