Alergia Ocular


¿Qué es la alergia ocular?

La alergia ocular es una respuesta exagerada del sistema inmunológico del Ojo (el sistema que defiende al ojo de los microorganismos) ante una partícula (alérgeno) externa que en otras personas no produce ningún tipo de respuesta.

¿Qué es un alérgeno?

Un alérgeno es una partícula del ambiente, ajena al ojo, generalmente de estructura proteica, que en las personas susceptibles, puede desencadenar una respuesta alérgica local.
Los alérgenos más comunes son los ácaros del polvo doméstico, los pólenes, pelos de mascotas, esporas de hongos, hongos domiciliarios (de lugares húmedos como baño y cocina) y los cosméticos.

¿Uso cosméticos hipoalergénicos, con eso puedo evitar la alergia a los mismos?

El uso de cosméticos hipoalergénicos no evita en pacientes sensibles el desarrollo de la alergia, pero si minimiza su expresión; por eso un cosmético hipoalergénico puede producir una respuesta alérgica.

¿Nunca tuve alergia de ninguna especia, y ahora que cumplo 50 me “viene” la alergia?

Para que se produzca la respuesta alérgica, necesitamos que el ojo se sensibilice al contacto con el alérgeno, y esto puede ocurrir en días, semanas, meses o años.
En nuestros días, donde las condiciones ambientales climáticas son extremadamente variables, con fuertes vientos, alta temperatura y humedad, y gran contaminación del ambiente, el ojo recibe a los alérgenos en mayor proporción, y el sistema inmune lo toma como una agresión que debe ser detenida. Mínimas respuestas diarias del sistema inmune, hacen que se vaya produciendo la mencionada sensibilización, sin síntomas visibles, hasta que un día, la respuesta se hace más grande, y los síntomas aparecen.

Hay distintos tipos de alergias oculares, ¿hay una que es típica estacional?

Sí, la alergia estacional es la más frecuente. Se calcula que hay un 23% de pacientes alérgicos oculares a nivel global, de los cuales, aproximadamente el 88% corresponden a este tipo de alergias. Hay que diferenciar la alergia estacional de la perenne que dura todo el año. Estas dos entidades son las que ocupan ese porcentaje de incidencia.
En septiembre, con el cambio estacional, comienza la alergia netamente primaveral, que se extiende prácticamente hasta fines del verano.
Existen otros procesos alérgicos, mucho más complejos, como la conjuntivitis vernal, la gigante papilar, la dermatoconjuntivitis de contacto.

¿Cuáles son los síntomas?

Lo típico en el ojo es que se pone rojo; pica mucho (sobretodo del lado de la nariz); aparece secreción mucosa y, muchas veces, lagrimeo. Si esto no se trata a tiempo, este  proceso, que es agudo, comienza a generar una segunda fase que es inflamatoria y los problemas se multiplican y son mayores.

¿Cómo se tratan las alergias estacionales?

Normalmente las alergias oculares las tratamos con productos o medicamentos locales. Hay una batería enorme de medicamentos para manejar este tipo de alergias. Son colirios, muy fáciles de colocar, uno de los más modernos se coloca sólo una vez por día.
Tratamos de evitar la administración de corticoides, por varios motivos: el corticoide puede producir a futuro reacciones adversas, como aumento de la presión del ojo y formación de cataratas. Por otro lado, aunque la cortisona, es muy útil porque corta el proceso alérgico rápidamente, es típico que el paciente guarde el frasquito en el botiquín y, luego, se lo dé a cualquier otro miembro de la familia que tiene el ojo rojo, y ése es el riesgo más grande. A partir de ese error, podría ocurrir, por ejemplo, que un chiquito empezara a usar corticoide porque tiene los ojos rojos al salir de la pileta y, de esa manera, estaríamos fomentando a futuro la aparición de problemas como la catarata y el glaucoma.
Por eso, utilizamos antialérgicos no cortisónicos, normalmente en forma de colirio que dan muy buen resultado.

¿Cuáles son los peligros cuando la persona se automédica o utiliza cualquier producto de venta libre?

Está el peligro que mencionaba del uso indebido de corticoide.
También están los descongestivos, que ponen el ojo blanco, alivian los síntomas, pero crean muchísima dependencia y efecto rebote, es decir, para que dé el mismo resultado hay que utilizarlo cada vez más seguido y cada vez en mayores dosis. Estos descongestivos no van al foco de la cuestión, no controlan la génesis de la alergia y sólo alivian momentáneamente la sintomatología.

¿Puede ser que la alergia ocular sea el síntoma visible de una alergia general?

Sí, absolutamente. Puede haber pacientes que sólo tengan alergia local, en el ojo, o pacientes que tengan alergia en el ojo y alergia en general, con manifestaciones de alergia general de cualquier índole: respiratoria, en piel, en nariz, etc.
Hay una asociación muy frecuente que es la rinoconjuntivitis, típica de la primavera. El paciente tiene rinitis (goteo nasal) y manifestaciones de conjuntivitis alérgica. En los casos de rinoconjuntivitis, suele tratarse con un medicamento antialérgico en colirio más algún antialérgico general, para aliviar los problemas respiratorios nasales o bronquiales. Ese sería el único caso en donde prescribimos un medicamento por vía general, pero el concepto es: cuando la alergia es sólo en el ojo, damos solamente colirios.

¿Cuál es la importancia del tratamiento?

Hay mucha gente que piensa “lo dejo,  total después se me pasa cuando termine la estación”
El tratamiento es muy importante, es un punto crítico, porque si la persona deja que la alergia siga, puede pasar a la fase crónica.
La primera etapa es un proceso agudo, donde se produce una reacción exagerada del anticuerpo que está en el ojo al polen (médicamente llamado antígeno); en ese momento agudo se dan todos los síntomas. Si no se trata, existe el peligro de pasar a una segunda etapa crónica, donde empiezan a jugar los fenómenos inflamatorios. Si uno deja libre el curso del proceso, puede terminar con lesiones serias en el ojo, sobretodo en la córnea.
Entonces, por más que parezca banal o una simple picazón, lo importante es hacer una consulta con el oftalmólogo, porque con un buen tratamiento se corta el circuito y evitamos las complicaciones que podrían ocurrir a futuro.

¿Cuáles son las complicaciones inflamatorias que pueden ocurrir si no se trata la alergia estacional?

Queratitis, la córnea se hace más ancha, cambia su estructura, pierde la transparencia y automáticamente baja la visión. Es una queratitis atópica que es típica en el paciente alérgico crónico y que puede traer serias consecuencias en la visión.

PREVENCIÓN

¿Qué se puede hacer?

Hay varias cosas simples que se pueden hacer para prevenir la respuesta alergénica. Como sabemos que la mayoría de los casos responde al polen, y uno de los que más polen genera es el plátano, hay que evitar ventilar las casas en los horarios de la mañana y de la tarde que son los horarios en los que hay más viento y vuela más polen.
Cuando uno está en el exterior hay que tratar de usar lentes, que sirven de pantalla y bloquean la llegada del polen al ojo. Muchas veces recomendamos el uso de lubricantes, porque el lubricante limpia el alergeno, lo diluye, lo licua y lo saca del ojo, evitamos así que el polen quede en el ojo y eso genere la respuesta alérgica.
Si el paciente tiene mucha sensibilidad, se hacen pruebas alérgicas generales, que se llaman PRICK Test o RAST, se realizan pruebas subcutáneas, por ejemplo del polen y, si da positivo, se puede hacer un tratamiento de desensibilización que da muy buenos resultados, sólo que es a largo plazo y se necesitan más de tres años para que dé resultado.

SUGERENCIAS

¿Qué otros consejos podría dar a los pacientes con alergias estacionales?

• Si en la casa hay mascotas, tratar de no cepillar al animal en un lugar cerrado, hacerlo al aire libre.
• Si son alérgicos y se lavan el pelo todos los días, es preferible hacerlo por la noche antes de ir a dormir, porque en el pelo quedan los pólenes, los ácaros y demás. Cuando uno se acuesta, eso queda en la almohada y, durante el sueño al girar sobre la almohada, la persona se va pegando los pólenes y los ácaros.
• El lavado de la ropa de cama es muy importante.  Generalmente los lavarropas modernos trabajan con alta temperatura, es preferible lavar en caliente porque eso elimina el ácaro, pero hay que tratar de dejar primero la ropa en el agua caliente del lavarropas y, en una segunda etapa recién agregarle el jabón en polvo, porque el jabón en polvo puede recubrir al ácaro, protegerlo y no matarlo. Por eso, se recomienda dejar la ropa de cama en remojo en agua caliente entre 10 y 15 minutos y luego ponerle jabón en polvo, así se eliminan los ácaros.
• Hay productos acaricidas que se pueden rociar sobre la ropa de cama para no tener estos problemas.
• Hay que evitar los cortinados gruesos y alfombras. Preferir lo sintético porque el ácaro ahí no vive.
• Alejarse de lugares donde se fuma, porque eso genera más irritación y complica la situación.
• Hay que lavarse la cara frecuentemente, es muy útil también porque vas eliminando los alergenos.
• Por supuesto, consultar con el oftalmólogo.